ALIMENTACIÓN DURANTE EL EMBARAZO

Durante esta etapa es muy importante la ingestión de alimentos que contengan abundante cantidad de hierro. Así como existen los que favorecen la absorción de este mineral, por ejemplo, los que contienen vitamina C, existen otros que por el contrario, dificultan su absorción, tal es el caso de algunas legumbres (lentejas, garbanzos, porotos, soya, etcétera) y el ácido tánico del té, por mencionar sólo algunos. Sin embargo, las legumbres también tienen valores nutricionales muy convenientes, de modo que la recomendación es variar la dieta y alternar las comidas que las contengan con otras que las eviten.
La deficiencia de ácido fólico es muy común, ya que su requerimiento aumenta considerablemente durante este período, es por esto que se recomienda su ingesta adicional.

Los requerimientos nutricionales propios de esta etapa, incluyen: 

-Tiamina y riboflavina, útiles para ayudar al cuerpo a obtener energía de los alimentos.

-Ácido fólico, importante en el proceso de multiplicación celular. Éste se encuentra en los vegetales verdes, la levadura, las legumbres y las nueces.

-Vitamina B12, que trabaja recíprocamente con el ácido fólico; es de origen animal y se encuentra en la carne.

-Vitamina B6, para ayudar a reducir las náuseas y vómitos. Se encuentra en el hígado, los plátanos, el pescado, los huevos, el maíz, el trigo entero y en la avena.

-Hierro, imprescindible en el transcurso del embarazo.

En esta etapa, el cuidado de la dieta es uno de los factores más importantes para la salud de la mamá y el bebé.

Si bien el embarazo implica un aumento de los requerimientos nutricionales, hay que recordar que el bebé es una persona muy pequeña y su desarrollo no debe representar un consumo exagerado de los alimentos, a pesar de que muchas mamás experimentan mayor apetito o selectividad para ciertas comidas. 

La creencia de tener concesión para comer libremente ocasiona que las mamás suban de peso sin necesidad. En promedio, sólo se necesitan unas 300 calorías extras en la dieta diaria. Por eso es muy importante ser eficiente en la elección de los alimentos y dar prioridad a la calidad sobre la cantidad. 

Lo más importante es consultar a un nutriólogo sobre la dieta más adecuada, de acuerdo a las características y peso de la mamá.