DESARROLLO: CUIDADOS EN EL BAÑO. PARTE 1

Durante esta temporada de frío todos estamos más expuestos a catarros o infecciones de garganta, y para un bebé esto puede resultar muy incómodo e incluso le puede acarrear complicaciones mayores. Es por eso que es muy importante que protejas a tu bebé a la hora del baño, particularmente si tu casa es muy fría. Si generalmente lo bañas en la tarde, procura que no sea demasiado tarde o mejor aún, si tienes oportunidad, dale su baño diario a las horas de más calor, como al medio día. Los recién nacidos generalmente gritan y lloran a la hora del baño, pero no te desesperes, en pocos días y conforme vaya conociendo la tina con agua tibia, la suavidad de la mano enjabonada de mamá y los aromas, le irá gustando la sensación, y en poco tiempo la hora del baño se convertirá en un momento esperado de placer, convivencia y comunicación para ti y tu bebé. Si tu bebé es menor de seis meses, el baño diario no es tan necesario, por lo que, si con el ajetreo de las fechas decembrinas no tuviste tiempo o el día fue demasiado frío, puedes omitirlo, ya que generalmente los chiquitos se empiezan a ensuciar cuando gatean, caminan, comen con las manos o sacan la tierra de las macetas, lo que suele suceder cuando son un poco mayores.