LA LLEGADA DEL BEBÉ

Para los padres, la ilusión de un bebé que pronto va a nacer es enorme, y las expectativas los abruman; esperan que un amor espontáneo y una conexión inmediata surjan desde el primer momento en que lo ven, y esto no suele ser así en la mayoría de los casos. Después del parto, los padres y el bebé comienzan a conocerse, y el profundo amor hacia el hijo florece poco a poco. Es muy importante aceptar esto y seguir adelante, evitando que los sentimientos de incapacidad, miedo, dudas, etc., dominen, particularmente a mamá, que además está a merced de los cambios hormonales que devienen con el parto. En muy pocos días, los padres sentirán ese amor enorme, mucho más de lo que se imaginaron, y esa conexión tan profunda que cambia totalmente su visión y sus prioridades.